Autocontrol emocional

Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”

Santiago Ramón y Cajal

El autocontrol es la capacidad de dominarnos. Cuando no somos capaces de controlarnos son nuestros impulsos los que mandan, siendo más probable que nos comportemos de manera inadecuada y que ello nos reporte consecuencias desagradables, pérdida de oportunidades, conflictos con los demás, malestar y, sobre todo, la sensación de no tener el control de nuestra propia vida.

El control personal pasa por el control de nuestras emociones. Sin embargo, tenemos a menudo la sensación de que ellas tienen vida propia, que no podemos controlarlas ni elegir cómo sentirnos, que son los acontecimientos los que deciden y dominan nuestras emociones. Nada más lejos de la realidad.

Somos lo que pensamos. Y lo que pensamos determina el contenido de nuestro mundo emocional y éste, a su vez, nuestra conducta, en un bucle incesante de influencia mutua de estos tres elementos. Tomar conciencia de nuestros contenidos mentales es el primer paso para controlar nuestras emociones y nuestra vida. No podemos siempre elegir lo que nos ocurre, pero sí podemos elegir cómo vivirlo.

Eres protagonista de tu vida. Controlar tus emociones te brinda la posibilidad de gestionarlas mejor para sentirte bien, percibiendo que tu existencia está en tus manos, a pesar de los avatares y acontecimientos externos que, inevitablemente, te afectan. A esto, te puede ayudar la psicología.

Comments are closed.