Dificultades de pareja

Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía”

Antoine de Saint-Exupery

Muchas y diversas son las dificultades que una pareja enfrenta a lo largo de su vida de relación. Problemas de comunicación, celos, luchas de poder, desinterés, efectos de la rutina, infidelidades, injerencias familiares, generan dificultades que, si se superan, contribuyen a consolidar la pareja.

Sin embargo, es frecuente que la pareja subestime sus conflictos pensando que es normal lo que les pasa, o que se limite a aguantar en la creencia de que los problemas se irán resolviendo solos o de que, se haga lo que se haga, todo seguirá igual. Pero lo cierto es que muchas dificultades que se pueden resolver adecuadamente si se dispone de ayuda para restablecer el entendimiento, terminan haciendo insoportable la relación y la convivencia, incluso llevando a la pérdida del respeto mutuo.

Antes de que esto ocurra, conviene pedir ayuda. La búsqueda de ayuda no significa que la pareja llega a su final; por el contrario, significa que está interesada en resolver sus conflictos o en recuperar la confianza y/o el entendimiento perdidos. Sin duda, cuanto antes decida la pareja implicarse en una psicoterapia, mejor pronóstico y resultados obtendrá de la misma.

Como terapeuta, no me corresponde decidir quién tiene razón o no la tiene, quién es o no culpable de los problemas o si la relación de pareja ha de acabar o continuar. En toda pareja, cada uno de sus miembros tiene una cuota de responsabilidad ineludible en lo que funciona, y también en lo que no funciona. Mi tarea consiste en acompañar a la pareja en el análisis de su situación, en su búsqueda de soluciones, en encontrar un cauce de comunicación eficaz que le permita afrontar y resolver sus dificultades.

Puede darse el caso de que la solución pase por la separación de la pareja; si esta fuera la decisión adoptada, la terapia va a ser de gran ayuda para gestionar las intensas y poderosas emociones que esta situación desencadena, y afrontar la nueva etapa de la forma más conveniente y menos dolorosa posible para la pareja, y para sus hijos e hijas, si los hubiere.

Comments are closed.