Problemas de relación y comunicación con los demás

El trato que te dan los demás es el reflejo del trato que te das a ti mismo”

Walter Dressel

La comunicación es la base de las relaciones humanas. Las dificultades que las personas tenemos para comunicarnos están estrechamente vinculadas con la percepción que tenemos de nosotras mismas: la imagen propia, la seguridad, la autoestima…

Aunque comunicarse con los demás es un acto natural e inevitable, son muchas las dificultades emocionales, laborales y de relación que se atribuyen a una comunicación deficiente, por una inadecuada transmisión e interpretación de los mensajes

“Es imposible no comunicarse” decía Paul Watzlawick, padre de la teoría de la comunicación. Comunicarse equivale a relacionarse con el mundo, consiste en la emisión y recepción  incesante y simultánea de mensajes con nuestro entrorno. El modo más eficaz de comunicar nuestro mensaje es utilizando una comunicación asertiva. Este tipo de comunicación, altamente funcional, puede definirse como la capacidad de respetarnos y hacernos respetar, expresando aquello que pensamos, deseamos, necesitamos, sentimos…, y actuando sin pasividad o sometimiento y sin agresividad. Se trata de afirmarnos, de ser capaces de manifestarnos, de defender nuestros derechos respetando a la vez los de los demás, sin necesitar pasar por encima de nadie, ni dejar de decir o hacer lo que realmente deseamos o necesitamos, por temor a su reacción.

La comunicación eficaz requiere también de la adecuada recepción de los mensajes, lo cual supone escuchar al otro. Pero escuchar no es fácil. Es frecuente que nos comuniquemos con los demás escuchándonos a nosotros/as mismos/as o intentando convencerle con nuestros argumentos. Cuando hablamos con alguien, ¿Cuántas veces, mientras parece que le escuchamos, preparamos nuestra respuesta esperando, con mayor o menor paciencia, a que el otro termine para dar nuestra opinión, en vez de poner todo nuestro empeño en escucharle realmente para comprenderle?

Podemos aprender a escuchar de manera eficaz si atendemos, no sólo al contenido del mensaje, sino también a la forma y al tono emocional que todo acto comunicativo conlleva y que nos permite comprender verdaderamente al otro, aunque no estemos de acuerdo con lo que nos transmite.

La psicología te puede ayudar a manejar las distintas situaciones comunicativas de tu vida de un modo más competente y preciso, ahorrándote muchas dificultades con los demás, alcanzando tus objetivos comunicativos y, por tanto, sintiéndote mejor contigo misma/o y con los demás.

Comments are closed.